Masaje Sueco

Masaje Sueco

La técnica para el masaje sueco se ha ido perfeccionando con el paso de los años. Este masaje comienza con deslizamientos sedantes, para relajar o por una fricción para hacer que el cuerpo entre en calor. Después viene una maniobra en sentido centrípeto para que fluya la sangre y se renueve. Después se realizan los amasamientos con el fin de tonificar y nutrir  los músculos del cuerpo.

 

Este masaje puede ser lento y suave, o intenso y tonificante, la función depende mucho del estilo que los masajistas practiquen y los objetivos también son muy importantes.

El masaje se realiza sobre el cuerpo desnudo o en ropa interior, aunque se coloca siempre una toalla en la parte que no se está trabajando para no hacer sentir incómodo al cliente.

El cuarto donde se realizará tiene que estar muy bien acondicionado: limpio, con una luz tenue y olor agradable, también es bueno tener música relajante de fondo.